Quienes somos?

hola!

Somos una Iglesia Cristiana y nuestro propósito es compartir el evangelio del Señor Jesucristo, creemos que en Cristo tenemos la respuesta a todos nuestros problemas espirituales. ¡Él no vino al mundo para resolver los problemas económicos o ambientales! Él vino al mundo para salvarnos y perdonar nuestros pecados y como dijo San Pedro: para llevarnos a Dios. Nuestro deseo es continuar compartiendo las buenas nuevas  en Cristo y que usted lo conozca como el único camino que nos lleva al Padre.  Deseamos que cada domingo a través de los mensajes bíblicos usted conozca de nuestro Señor y Salvador Jesucristo.    

Sinceramente,

Raúl

Por que hay predicadores de la palabra de Dios

Dios nos dio predicadores hoy día exactamente como Él le dio a Israel los profetas. Ellos han sido enviados para nuestro bien, porque Dios es amable y misericordioso y lento para la ira. Pero, a través de Sus predicadores, Dios nos llama a una RELACIÓN CORRECTA CON ÉL basada en las estipulaciones del pacto (basada en lo que Él nos dijo en las Epístolas del Apóstol Pablo que Él quiere que hagamos).

¿Por qué no quieren más predicación bíblica en las iglesias? ¿Por qué no quieren más predicación bíblica en las calles?

Yo sé por qué: porque en los últimos días antes del arrebatamiento de la Iglesia en juicio, la gente quiere que le hagan cosquillas en los oídos (¡entretenme! ¡entretenme!) con … MAESTROS.

Sin embargo, Dios le dijo al pastor en este mismo pasaje bíblico: ¡PREDICAR! ¡PREDICAR! ¡PREDICA LA PALABRA!

En 2Timoteo 4.1-51 dice:
«Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,2  la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.3 Porque vendrá tiempo cuando no sufrirán la sana doctrina, sino que teniendo comezón de oír, se amontonarán  conforme a sus propias concupiscencias,4 y apartarán de la verdad el oído y se volverán a las fábulas.5 Pero tú sé sobrio en todo, soporta las aflicciones, haz obra de evangelista, cumple tu ministerio.»
 

Ojalá que Dios levante más predicadores. Y ojalá que tengamos oído para oir lo que Dios nos dice para que hagamos caso a sus advertencias, que nos arrepintamos de nuestra idolatría y de nuestra apostasía, y que volvamos a LA BIBLIA y sólo a la Biblia.